Asesino Real ~ Trilogía del Vatídico II

No es algo muy común el leer el segundo libro de una trilogía y encontrarlo tan emocionante y tan encantador como el primero. Normalmente, en una trilogía, el primer libro es el que nos impacta, el que plantea el hilo argumental que nos engancha y el que nos presenta los personajes con los que nos encariñamos y a los que seguimos a lo largo de sus aventuras. El tercer libro contiene el desenlace de la historia. Pone punto y final a los conflictos que comenzaron en ese primer libro y nos deja entrever la vida de los protagonistas una vez solucionada la trama principal. El segundo libro suele ser el más arriesgado. El autor (o autora) necesita crear un libro que sirva de puente entre la introducción y el desenlace de la historia pero que, a la vez, tenga sentido por si mismo y eso no siempre es tan sencillo. En muchas ocasiones me he encontrado con un segundo libro bastante más flojo que el primero y en el que, a excepción de las pinceladas que nos dirigen hacia ese tercer libro, la acción que en él se narra es totalmente prescindible. Sin embargo, esto no ocurre con el segundo libro de la Trilogía del Vatídico de Robin Hobb.

Cuando comenzamos Asesino Real, nos encontramos con un Traspié enfermo, aislado en el Reino de las Montañas, que ha sobrevivido a duras penas a su último enfrentamiento con Regio. Abatido por su estado físico y los últimos acontecimientos que hablan de intrigas y traiciones (pero, ¿por parte de quién? ¿Regio? ¿Artimañas?), Traspié decide no volver a Torre del Alce hasta que un incidente fortuito relacionado con la Habilidad le hace cambiar de opinión.

Este libro está dividido en dos partes claramente diferenciadas: Asesino Real y La Fragilidad del Asesino. La primera parte, centrada en la vuelta de Traspié a Torre del Alce, gira en torno a la vida en el castillo, los Corsarios de la Vela Roja y la vida amorosa de nuestro protagonista. Los acontecimientos con los que finaliza Aprendiz de Asesino generan un vínculo entre Veraz y Traspié que se afianza en los meses siguientes a la vuelta de Traspié. La ayuda que este le proporciona en su lucha contra los navíos de los Corsarios de la Vela Roja y el apoyo que nuestro protagonista presta a su Reina a la Espera, Kettricken, hace que la relación entre el Rey a la Espera, Veraz, y su sobrino bastardo se estreche. Además, la aparición de Lobezno, un lobo con el que Traspié se resiste a vincularse, añade una serie de pasajes realmente interesantes que harán las delicias del lector.

La segunda parte, La Fragilidad del Asesino, hace patentes las intrigas palaciegas y la incertidumbre que rodea la posición de nuestro protagonista en la corte del rey Artimañas. ¿En quién debe confiar? ¿Qué puede hacer para mantener unido un reino que parece estar a punto de romperse en mil pedazos? Estas son algunas de las preguntas que este Hombre del Rey se planteará mientras intenta mantener ocultas y separadas las distintas partes de su vida.

 

 

Al igual que ocurre en la primera parte, la Maña y la Habilidad tienen un gran protagonismo en este libro. De hecho, algunos de los capítulos más emocionantes son aquellos que giran en torno a la Maña y la amalgama de posibilidades que genera su uso.

En cuanto al estilo de Robin Hobb, su narración sigue siendo impecable y, de alguna forma, poética sin caer en el sentimentalismo. En resumen, no puedo esperar para empezar el tercer libro de esta trilogía: La Búsqueda del Asesino.

 

1 comentario en “Asesino Real ~ Trilogía del Vatídico II

  1. Me empecé a leer el primer libro de la trilogía debido a vuestra recomendación y aunque me costó engancharme unas 180 páginas, a partir de ahí sólo mejora y me está encantando 😉

    Es que cuando Traspié es peque se me hizo un poco pesado… y he de reconocer que muchos de los personajes me caen mal… ¬¬ menos mal que Traspié cada vez me cae mejor, pero es que el resto le tratan un poco como la mierda (que vale, como su nombre indica, el chiquillo fue un imprevisto no deseado en la historia, pero eso no significa que me parezca bien lo “majos” que son) y a Molly la encuentro soporífera… ZzzZZzzz

    El tema de los nombres me sigue pareciendo interesantísimo y como lo estoy leyendo en inglés me gustaría ver la relación entre ambas ediciones porque por ejemplo Traspié en inglés se llama Fitz y creo que la traducción es muy adecuada… así que a ver si sacáis tiempo y os apetece hacer un post de este tema 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *