Akira: 30 años después

Hoy es un día muy especial para la animación en general y la japonesa en particular, una efeméride a recordar, y es que el 16 de julio de 1988 se estrenaba en Japón una película que cambiaría el rumbo de la animación japonesa y supondría la llegada del anime a muchos países occidentales: Akira.

La película, dirigida por Katsuhiro Otomo y basada en el cómic homónimo del propio Otomo (publicado en 1984), nos presenta un Tokyo (Neo-Tokyo) destrozado, asediado por políticos corruptos, sectas religiosas, revolucionarios, bandas enfrentadas… Es 2019 y el caos reina a sus anchas por toda la ciudad. Entre todo este trajín está Shôtarô Kaneda, protagonista de la cinta y jefe de una banda de motoristas, con su atuendo rojo, la cazadora con una píldora y su mítica moto roja, que podríamos decir que ha cobrado incluso más protagonismo que el propio Kaneda, la última de las referencias la hacía Steven Spielberg en Ready Player One.

 

El otro gran protagonista de la historia es Tetsuo Shima, miembro de la banda de Kaneda y amigo de la infancia de éste, quien es reclutado por un grupo de científicos para desarrollar el experimento Akira, que hace referencia a un joven que ha permanecido criogenizado y oculto durante 30 años tras destruir la ciudad de Tokyo en 1988. Así, Tetsuo demostrará su afán de protagonismo y poder, de superar su complejo de inferioridad ante Kaneda, desarrollando poderes psíquicos capaces de vencer a todo un ejército. Será Kaneda quien, en el fondo, sea el único que puede (y debe) enfrentarse a su amigo.

La película supuso en su momento un gran avance para la animación (incluso actualmente sigue inspirando a creadores del mundo), poniendo de manifiesto temas complejos y desarrollando un tipo de dibujo y animación nunca antes visto que, sobre todo fuera de Japón, supuso todo un descubrimiento. Akira marca un antes y un después en la concepción de la animación como un fenómeno cultural, y los “dibujos animados” dejan de ser sólo una distracción para niños para demostrar que forman también parte del cine, una parte que puede ser tanto o más seria en cuanto a planteamientos se refiere.

He de reconocer que la película me resultó un tanto surrealista en cuando a planteamientos, y aunque yo la vi hace años en un canal por satélite hoy desaparecido, actualmente podemos disfrutar de una versión en DVD y Blu-Ray de la mano de Selecta Visión, pero si te atrae más el manga siempre puedes conseguirlo en Norma Editorial.

Es una película mítica en muchos aspectos, tanto visual, estética como conceptualmente, con una banda sonora impresionante y aunque sea sólo como parte de la Historia del Cine y de la Animación, altamente recomendable. ¿Qué mejor día para disfrutar de esta película de culto que en su aniversario?


Como sabemos que una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis el trailer en español (de 1992) y el original japonés (de 1988):

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *