Persuasión

Persuasión es una de la obras menos conocidas de Jane Austen además de la última que esta escribió antes de su muerte. Jane Austen (1775 – 1817) es, probablemente, la de las escritoras británica más conocida del mundo. Su obra más famosa, Orgullo y Prejuicio, se ha llevado a la gran pantalla numerosas veces y no son pocas las adaptaciones que se han hecho de la misma. Sin embargo, Jane Austen no es una autora de una única obra como demuestran las también famosas Emma y Sentido y Sensibilidad que también cuentan con su propia serie producida por la BBC y sendas películas bastante taquilleras en su momento. Menos conocidas son La Abadía de Northanger (primera obra de esta autora y para mi la menos interesante), Mansfield Park y Persuasión.

Es cierto que para introducir a esta escritora habría sido más fácil comenzar con un post sobre su novela más conocida aunque, si nuestra intención es dar a conocer al lector no sólo aquellos libros, series o lugares que están de moda sino también aquellos que pensamos que la opinión popular está infravalorando, quizás la reseña una de sus obras menos conocidas sería más apropiada… Y así llegamos a recomendar esta novela.

De entre todas las novelas escritas por Jane Austen, Persuasión es, probablemente, la que demuestra una mayor madurez. En ella, tanto los actos como las opiniones de sus protagonistas muestran a unos personajes más adultos, conscientes de la situación real por la que están pasando en su vida, y con problemas bastante serios para la época en la que sucede la historia. También la edad de los mismos supone un cambio con respecto a la de los personajes de sus anteriores obras. En Persuasión, su protagonista, Anne Elliot, tiene 27 años, mientras que Elizabeth Bennet de Orgullo y Prejuicio o Emma Woodhouse de Emma tienen 20 y 21 años respectivamente.

El argumento de esta obra nos acerca a la vida de Anne Elliot, hija mediana del barón Sir Walter Elliot de Kellynch Hall, la cual con tan solo 19 años fue persuadida para que rompiera su compromiso con Frederick Wentworth, un soldado cuya posición social era inferior a la suya. A pesar de estar enamorada de él, Anne decide romper su relación con él para darle la oportunidad de labrarse un futuro en el ejercito sin cargas a su espalda.

Cuando la historia comienza, la familia de Anne se encuentra en una situación económica delicada. El continuo derroche que su padre y su hermana mayor, Elizabeth, hacen de la fortuna familiar, resulta en la necesidad de trasladarse a una casa en la que los gastos sean menores. A pesar de la negativa inicial, Anne y Lady Russell, una amiga de la difunta madre de Anne, consiguen convencer al resto de la familia de las ventajas que tendría una mudanza a Bath y el consiguiente alquiler de su actual vivienda. La casualidad hace que la pareja que alquila su casa, el Almirante Croft and su esposa Sophia, sean familia del anterior pretendiente de Anne, ahora Capitán Wentworth, el cual ha hecho fortuna durante las guerras Napoleónicas y vuelve a pisar Kellynch Hall para visitar a su hermana Sophia. Será esta visita, la que vuelva a introducir al Capitán Wentworth en la vida de Anne. Sin embargo, no todo puede resultar sencillo en esta historia y las acciones del pasado traen siempre sus propias consecuencias. Tras su reencuentro, Anne siente renacer todos esos sentimientos que creía olvidados.

La cercanía del nuevo hogar de los Croft con la casa de la hermana menor de Anne, Mary Musgrove, favorecerá que ambas familias establezcan nuevos lazos de amistad entre los que la ex-pareja se verá enredada. A pesar de esta nueva oportunidad que les brinda el destino, la relación entre ambos se ve dificultada por la aparición del primo de Anne y heredero del título nobiliario de su padre, William Elliot, la oposición de su padre y hermana, los cuales consideran que el Capitán Wentworth no dispone de una posición social suficientemente elevada para ser digno de su compañía, y por los propios sentimientos de este ya que todavía guarda rencor a la mujer que sucumbió a la persuasión de terceras personas.

En realidad, al igual que gran parte de los libros escritos por Jane Austen, Persuasión encierra una crítica a la sociedad de la época, en la que la posición social así como el nivel económico determinaban con qué personas podías relaciones y establecer vínculos. Además, el tema de la edad también es importante en este libro. Su protagonista, de 27 años, es considerada demasiado mayor para continuar soltera sin una casa propia que dirigir, puesto que la casa de su padre se encuentra en manos de su hermana mayor tal como dicta la tradición.

En mi opinión, se trata de un gran libro que todo fan de Jane Austen debería leer. Veremos si consigo convenceros para que le deis una oportunidad…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *