Series

Por 13 razones

Pocas veces una serie que parece tan juvenil acaba despertando tantos debates. Y es que Por 13 razones no es una serie estudiantil cualquiera, si no la historia de una chica que debido a una serie de circunstancias decide acabar con su vida. Es muy posible que al leer esto hayáis pensado “¡Oh no! Otro dramón…”, pero os aseguro que no es así. No al menos en cuanto a la forma de narrar esta historia que, aunque dramática de por sí, tiene un tono sarcástico que puede incluso divertir al espectador.

Esta serie de Netflix comienza cuando Clay Jensen (interpretado por Dylan Minnette) encuentra un paquete a su nombre en la puerta de su casa. Intrigado, decide abrir el paquete e inspeccionar su contenido y, de esta forma, encuentra una colección de 7 cintas de cassette y un mapa de su ciudad con una serie de lugares marcados. Sin entender porqué alguien ha decidido enviarle algo tan extraño, busca el antiguo radio cassette de sus padres y empieza a escuchar la cinta numerada con el número 1, cinta 1 cara A. 

Lo que Clay escucha en esa cinta es la voz de Hannah, Hannah Baker (interpretada por Katherine Langford), una compañera del instituto que hace un par de días decidió acabar con su vida.

“Hola, soy Hannah. Hannah Baker. No toques… lo que sea que estés usando para escucharme. Soy yo, en vivo y en estéreo. No daré más pases, ni haré bises y esta vez no aceptaré peticiones. Coge algo para picar y ponte cómodo porque estoy a punto de contarte la historia de mi vida. La razón por la que mi vida se terminó. Y… si estás escuchando esta cinta, eres uno de los motivos. No te voy a decir en que cinta apareces en la historia pero no te preocupes, si has recibido esta cajita hablaré de ti. Te lo prometo.”

Así comienza la primera de las 13 historias que Hannah narra a su oyente, haciéndole partícipe de esta forma de las 13 razones que le han llevado a poner fin a su vida.

Las reglas de Hannah son simples: Si recibes la caja, debes escuchar las cintas en orden puesto que de esta forma entenderás el papel que juega cada jugador en su destino. Puedes utilizar el mapa para conocer (e incluso visitar) la localización exacta de algunos de los hechos que ella narra. Una vez escuchados todos los cassettes, debes dejar la caja tal y como la encontraste y enviársela al siguiente en la lista. Pero no debes preocuparte. Si decides romper la cadena, Hannah tiene un plan alternativo. Hay alguien que les está vigilando, asegurándose de que cumplan sus instrucciones. 

De esta forma, Clay empieza a intuir que ha pasado a formar parte de un grupo “selecto”, pero… ¿quién ha escuchado ya las cintas? ¿Quién conoce ya las 13 razones por las que Hannah decidió acabar con todo? Todo esto irá tomando forma a lo largo de los 13 episodios de esta primera temporada.

No voy a engañaros. Los primeros capítulos están llenos de pequeños dramas estudiantiles que si bien ahora pueden parecernos sin demasiada importancia, son todo un mundo cuando se tienen 16 años. A mi algunas cosas me han recordado experiencias personales que me angustiaron muchísimo en su momento y que ahora mismo resolvería en 1 minuto.

Otro punto positivo de esta serie es que intenta mostrar las consecuencias que pueden llegar a tener en otra persona nuestras acciones. A veces hacemos cosas sin maldad, sólo para reírnos con nuestros amigos y, sin embargo, es posible que con nuestro comportamiento estemos humillando y/o asustando a otra persona. Es curioso además, cómo puedes hablar sobre diferentes capítulos con varias personas y cada uno puede percibir las acciones de una forma. “No es para tanto.” o “Eso es una tontería.” son frases que he escuchado acerca de comportamientos que se ven en la serie y a mi me parecen asquerosos. No todos vemos las cosas de la misma forma, eso es cierto. Sin embargo, hay cosas que no somos capaces de percibir o con las que no empatizamos porque no hemos vivido esas experiencias y esta serie ofrece es una buena forma de conocer este mundo en el que muchos jóvenes están “encerrados”.

Como punto negativo hay que mencionar que es una serie dura (ese tono estudiantil va suavizándose capítulo tras capítulo y va dando paso a situaciones más serias) que puede herir sensibilidades y en la que aparece el suicidio de Hannah de forma explícita (lo cual siempre resulta peligroso).

A pesar de que a mi personalmente esta serie me enganchó completamente (tuve que ver los dos últimos episodios seguidos aún a riesgo de irme a dormir a las 3 de la mañana) y me parece una serie que todos deberíamos ver para sensibilizarnos con algunos de los temas que se tratan en ella, creo que hay que verla cuando uno se siente fuerte porque puede removerte cosas (de hecho no conozco a nadie al que no le haya afectado o dejado tocado de alguna forma) y puede ser peligroso para aquellas personas que se encuentran en un momento delicado.

Como siempre os dejo el trailer de la primera temporada (porque sí, va a haber una segunda) para que le echéis un ojo.

https://www.youtube.com/watch?v=UyCO8vLf8sc

thecat

P.D. No he comentado arriba que la serie está basada en un libro que lleva el mismo nombre, Por 13 razones, escrito por Jay Asher y editado por la editorial Nube de tinta que leeré próximamente.

P.D.2 Netflix ha anunciado una segunda temporada para esta serie.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *