Matar a un ruiseñor

Matar a un ruiseñor de Harper Lee está considerado como uno de los mejores libros que han visto la luz en el siglo XX. Con esta idea y desde el más profundo desconocimiento acerca de su trama, empecé la lectura de este libro para juzgar por mi misma si todas estas afirmaciones eran o no ciertas.

“Cuando se acercaba a los trece años, mi hermano Jem sufrió una peligrosa fractura del brazo, a la altura del codo. Cuando sanó, y sus temores de que jamás podría volver a jugar fútbol se mitigaron, raras veces se acordaba de aquel percance. El brazo izquierdo le quedó algo más corto que el derecho; si estaba de pie o andaba, el dorso de la mano formaba ángulo recto con el cuerpo, el pulgar rozaba el muslo. A Jem no podía preocuparle menos, con tal de que pudiera pasar y chutar.

Cuando hubieron transcurrido años suficientes para examinarlos con mirada retrospectiva, a veces discutíamos los acontecimientos que condujeron a aquel accidente. Yo sostengo que Ewells fue la causa primera de todo ello, pero Jem, que tenía cuatro años más que yo, decía que aquello empezó mucho antes. Afirmaba que empezó el verano que Dill vino a vernos, cuando nos hizo concebir por primera vez la idea de hacer salir a Boo Radley.”

Así da comienzo esta gran obra. Su narrativa me sorprendió en un primer momento: es sencilla pero cálida y hasta cierto punto inocente. Un tipo de narración que te hace cómoda la lectura algo que se me hizo extraño al principio puesto que esta no suele ser una de las principales características los grandes libros escritos en dicho siglo. Sin embargo, al avanzar unas cuantas páginas más descubres el porqué.

Matar a un ruiseñor es la historia de la niñez (al menos parte de ella) de Jean Louise Finch o  simplemente Scout, una niña de 8 años de Maycomb (Alabama) que narra una serie de acontecimientos que marcaron su vida y la de todos los vecinos de esta población. La forma en que esta niña vive y registra todo lo que ocurre en esta pequeña población, es uno de los grandes logros de la autora.

Para ponernos en contexto, es necesario saber que esta historia transcurre en los años 50 y que en ese momento las relaciones raciales en Estados Unidos, sobretodo en el sur, son muy complicadas, viviendo la población de color en clara desventaja económica y social. En mi opinión, Harper Lee supo plasmar perfectamente ese momento histórico en este libro a pesar de no ser este el tema principal del libro, ¿o sí?

Scout vive en una típica casa americana con su padre, Atticus Finch abogado defensor, y su hermano de 13 años, Jem. Su madre murió cuando ella era pequeña así que la educación de ambos quedó por completo en mano de Atticus y de su empleada de color, Calpurnia, que trata a los niños como si fueran suyos. La casa de los Finch es una casa en la que no se hacen distinciones a causa del color de la piel, por eso esta niña no acaba de entender algunas de las opiniones lanzadas al aire por algunos de sus vecinos cuando su padre comienza a defender a Tom Robinson un hombre de color que ha sido acusado de violar a una mujer blanca.

Para mi este libro ha sido una grata sorpresa. Una historia inocente con un gran trasfondo que consigue despertarte y hacerte pensar. ¡Espero que no dudéis en darle una oportunidad!

“Matad todos los arrendajos azules que queráis, si podéis darles, pero recordad que matar un ruiseñor es pecado.”

4 comentarios en “Matar a un ruiseñor

  1. Ufff este libro es muy especial… me lo leí hace un par de años y la manera en la que está escrito me enamoró. Harper Lee escribe de una manera tan cercana que eres capaz de sumergirte hasta tal punto que consigue situarte en el momento y en las escenas que desarrolla. Los personajes de Calpurnia y Atticus son maravillosos, y la visión de Scout le da esa inocencia de la que hablas en el post.

    Después de este libro y a pesar de la polémica decidí leer también su continuación y aunque en cierto modo destrozó algunos buenos recuerdos que tenía de “Matar a un ruiseñor” me encantó la experiencia porque me daba la impresión que al igual que Scout, yo iba cambiando para verlo como Jean Louise.

    1. A mi la visión de Scout es la que me enamoró. Es cierto que lo que ocurre es muy serio pero la forma en la que ella te lo cuenta hace que pases por ello con una sensación de calidez que pocas veces he visto en este tipo de temas. Después de leerlo realmente entendí porqué Matar a un ruiseñor está considerado como uno de los mejores libros del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *