La La Land

Creo que no me equivoco al decir que soy una de las pocas personas que hasta hace unos días no sabía nada acerca de La La Land. Es cierto que ha sido una película muy famosa y que ha habido muchos comentarios sobre ella. Sin embargo, no sé muy bien cómo, he sido capaz de ver esta película casi un año después de que se estrenara en España sin hacerme una idea sobre ella. Quizás por eso la impresión que me he llevado de ella ha sido tan buena.

A simple vista, y sin conocer gran cosa acerca de su argumento, parece la típica película chico conoce a chica, empiezan una relación, alguno de los dos hace algo que hace daño al otro, dejan la relación, se dan cuenta de que se quieren y vuelven a estar juntos, ¿no? Nada más lejos de la realidad.

La La Land cuenta la historia de Mia y Sebastian, dos jóvenes con grandes ilusiones que viven en la ciudad en la que los sueños pueden hacerse realidad: Los Ángeles. Los Ángeles es esa ciudad a la que todos los aspirantes a actor/actriz estadounidenses se dirigen con la intención de hacer sus sueños realidad y esto mismo es lo que hace la protagonista de esta película.

Mia es una chica de Nevada que viajó a Los Ángeles con la ilusión de convertirse en una gran actriz. Como muchos de los aspirantes a este mundo, Mia trabaja en una cafetería para poder pagar sus facturas mientras acude a un montón de audiciones que nunca acaban de lanzar su carrera. Por su parte, Sebastian es un hombre obsesionado con el jazz cuya mayor ilusión sería abrir un bar en un antiguo local famoso por haber sido parte de la historia del jazz en EEUU, en el que una banda tocase esta música en directo y en el se le rindiese homenaje no sólo a este estilo musical, sino también a los grupos que participaron de su esplendor. A pesar de que el primer encuentro entre Mia y Sebastian no fue nada agradable, poco a poco y gracias a los encuentros casuales que les brinda la ciudad, se establecerá entre ellos una relación que alimentará sus sueños y sus esperanzas.

Sin embargo, La La Land no es únicamente una historia de amor. Es un homenaje a la historia del cine, al cine clásico como Cantando bajo la lluvia o West Side Story y un canto de amor a los sueños y al arte y los artistas. No es una historia en la que los protagonistas acaban siendo felices y comiendo perdices, es una historia más o menos realista en la que nos muestran que los sueños pueden (o no) estar al alcance de nuestra mano si tomamos las decisiones acertadas.

A destacar: la fotografía de la película que es sencillamente magnifica, la escena de inicial grabada con una sola cámara y ese final alternativo que de forma tan inteligente nos muestran.

 

 

¿Deberes? Comprobar si estáis de acuerdo o no conmigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *