Explorando Madrid: Restaurantes. Seoul

¿A quién no le gusta comer en un buen restaurante de vez en cuando? A nosotras desde luego nos encanta. Por eso, cuando surgió la idea de probar la comida coreana no dudamos un segundo y así fue cómo descubrimos el Restaurante Coreano Seoul.

 

 

Es cierto que hoy en día la comida asiática está muy de moda. ¿Quién no ha ido alguna vez a un restaurante de comida china? ¿Y el sushi? Estoy segura de que si no lo habéis probado, conoceréis a unas cuantas personas que os aseguran continuamente que no sabéis lo que os estáis perdiendo. Y, sin embargo, ¿quién conoce la cocina coreana? No demasiada gente, la verdad…

Al llegar nos impresionó la imagen del local. Nunca hemos estado en Corea del Sur (ni en Corea del Norte si hemos de ser sinceras) pero tanto la estética exterior del restaurante como la interior se corresponde con la imagen mental que hemos ido construyendo de este país a través de sus películas y series de televisión.

El ambiente del restaurante es tan tranquilo y agradable como sugiere su decoración y tanto el propio lugar como las personas que trabajan allí hacen que te sientas a gusto desde el primer momento.

Como estamos muy lejos de ser expertas en comida coreana, decidimos dejarnos aconsejar por una de sus camareras que nos recomendó un entrante y dos platos principales para compartir que nos encantaron.

 

 

En primer lugar, la camarera nos recomendó pedir como entrante Mandú (만두) unas empanadillas fritas coreanas que se toman acompañadas de una salsa de soja coreana. Recomendación muy acertada puesto que nos pareció un entrante muy sabroso que recomendamos a todo aquel que se acerque a este restaurante.

 

Sin embargo, este no fue el plato que más nos gustó de entre los que pedimos. Para mi, lo mejor de entre todo lo que probamos en el restaurante Seoul fue un plato llamado Bibimbap (비빔밥). Se trata de un plato de arroz con carne y verduras que sigue la combinación de colores típica que se utiliza en la comida coreana.

 

 

Obangsaek son los colores principales que siempre figuran en la comida coreana y que representan los cinco elementos del universo:

  • El color negro (Heok) representa la sustancia líquida fundamental y el Septentrión. Simboliza el saber ancestral.
  • El color rojo (Jeok) representa la llama intensa y el Meridión. Alude al verano. Para representarlo entre coreanos cuelgan chiles rojos atados a una cuerda de paja alrededor de las vasijas de barro para protegerse de la energía negativa.
  • El color azul o verde (Cheong) representa la madera y el Oriente. Encarna la juventud, la primavera, los árboles.
  • El color blanco (Baek) representa el metal y Occidente. Se atribuye al otoño, la inocencia y la justicia.
  • El color amarillo (Hwang) representa la tierra y el centro . Simboliza la virtud de la fe, que fusiona todas las virtudes visualizadas en el azul, rojo, negro, y blanco. También se presenta como el centro y la autoridad, y por lo tanto es considerado como un color noble utilizado sólo para prendas usadas por el monarca.

El último plato que tomamos se llamaba Bulgogui (불고기). Se trata de tiras de ternera maceradas en salsa de soja y que se toma sobre un trozo de lechuga y acompañada de una salsa que lleva el mismo nombre que el plato. El sabor del Bulgogui es delicioso y sorprendente. Al tratarse de ternera y lechuga esperas un sabor salado y/o amargo. Sin embargo, la salsa que acompaña a la ternera hace que sea su sabor dulzón lo primero que percibamos.

 

En nuestro caso, después de todos estos platos, terminamos nuestra comida con un helado de sésamo negro y un té verde coreano que pusieron la guinda final a una gran experiencia.

Espero que os animéis a darle una oportunidad a la comida coreana. ¡No os arrepentiréis!

 

1 comentario en “Explorando Madrid: Restaurantes. Seoul

  1. Todo tiene una pinta riquísima y el Bibimbap es un plato que me encanta… Cuando yo fui pedimos de entrante unos palitos de pasta de arroz con una salsa picante. El plato me pareció muy curioso porque la textura era gomosa y reconozco que no me enamoró, menos mal que nos resarcimos con los primeros y con los postres

    Me he quedado con la duda…. ¿de qué están rellenas las empanadillas Mandú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *