Libros

La Bella Salvaje ~ Trilogía El Libro de la Oscuridad I

Quizás es extraño hacer una reseña del primer libro de la saga El Libro de la Oscuridad sin haber reseñado la anterior trilogía basada en este mundo: La Materia Oscura. Sin embargo, voy a sacar un as de la manga y pediros que, si queréis echar un vistazo rápido al contenido de esta última, ojeéis el post sobre la serie que ha hecho HBO simplemente pinchando aquí.

Y ahora volvemos a lo que nos ocupa: la reseña de La Bella Salvaje. Este libro constituye la primera entrega de la saga de Philip Pullman: El Libro de la Oscuridad o The Book of Dust en inglés publicada en España por Roca Editorial. Al igual que ocurre en La Materia Oscura, se trata de una novela juvenil bastante más dura de lo que parece. Supongo que para mí Philip Pullman es uno de esos autores capaces de esconder una novela adulta en un cuento. Es capaz de contarte pasajes duros y crueles de las formas más sutiles y quizás por eso me gusta tanto.

En este caso volvemos al mundo de Lyra unos 11 años antes del comienzo de Luces del Norte o La Brújula Dorada (ambos nombres corresponden a la primera entrega de La Materia Oscura en distintas ediciones). El mundo de Lyra, tal y como os comenté en el post dedicado a la serie de dedicada a esta trilogía, es muy parecido a nuestro mundo pero con algunas diferencias cruciales.

La bella salvaje

En primer lugar, es un mundo en el que conviven la ciencia y una magia muy sutil (nada de magia grandilocuente como Harry Potter, sino algo más simple a lo que únicamente una pequeña parte de la población tiene acceso). Además, a pesar de ser nuestros contemporáneos, sus habitantes se encuentran en un momento similar a la era del vapor y los dirigibles quizás debido a la presión ejercida por el Magisterio, organización religiosa que bajo la que se encuentra doblegado este mundo.

Sin embargo, esto no es ni por asomo lo más extraño de la dimensión en la que nos sitúa La Bella Salvaje. Quizás, lo que más nos sorprende de este lugar que nos describe Philip Pullman es la existencia de los daimonions.

Un daimonion es un ser con forma de animal que forma parte de cada uno de los seres humanos que habitan en este mundo. Humano y daimonion juntos forman un solo ser por lo que cuando un bebé nace aparece con él, ya en ese primer momento, su daimonion. Además, un ser humano y su daimonion están siempre muy próximos el uno al otro puesto que la separación entre ellos es muy triste y dolorosa para ambos.

Esta criatura cambiará su apariencia a voluntad, tomando la forma de cualquier animal, hasta que el niño llegue a la pubertad, momento en el que el daimonion adoptará su forma definitiva. Estos seres contienen una parte del alma o de la esencia del ser humano al que complementan por lo que su forma final se ve influida por el carácter y la naturaleza de su compañero humano.

Y una vez situados en este extraño mundo, puedo comenzar con la trama de esta novela… Malcom Polstead, un joven de once años de Oxford, y su daimonion Asta son los protagonistas de esta historia.

Los padres de Malcom regentan la posada La Trucha, un viejo edificio de piedra, laberíntico y acogedor que se encuentra situado a cinco kilómetros del centro de Oxford no muy lejos de los centros universitarios de Jordan, Gabriel o Balliol. La vida de Malcom es casi como la de cualquier niño de su edad si no fuera porque todas las tardes, después de terminar sus deberes, ayuda a sus padres en la posada lo que le permite conocer y escuchar a gran la gente que para por allí. Los sueños de Malcom se centran en hacer un largo viaje a través del Támesis en su amada canoa: La bella salvaje.

Detalle de la segunda versión de la portada de La bella salvaje

Al otro lado del río Támesis, justo frente a La Trucha, se encuentra la abadía de Godstow, un antiguo convento habitado por las monjas de la región a las que Malcom suele ayudar de vez en cuando. Será sobre este convento sobre el que tres hombres sigilosos formularán preguntas a Malcom para intentar averiguar quién es ese bebé al que están cuidando las monjas. Las preguntas de estos hombres no harán más que despertar la curiosidad del niño que pronto averiguará el nombre del bebé: Lyra Belacqua.

Esta primera visita y las que que la seguirán, además de una serie de coincidencias, pondrán a Malcom en medio de una trama llena de secretos y peligros en la que su único objetivo será proteger y ayudar a ese bebé que le ha “robado el corazón”.

En mi opinión Pullman es uno de los autores que consigue mantener tu atención a pesar de que su forma de llevar las historias es bastante pausada. Al igual que ocurre en la anterior trilogía que transcurre en este mundo, Pullman se toma su tiempo para dejarte conocer a sus personajes, para hacer que te encariñes de ellos, y para ir creando un clima que tarde o temprano explotará.

En esta nueva entrega sigue presente la guerra entre la ciencia y la religión, presentándonos esta última como la opresora del mundo para la que el fin justifica, sin dudarlo, los medios. Sin embargo, Pullman añade a La bella salvaje un toque de magia, de lo que no es posible o solo podemos ver en nuestros sueños del que carece La Materia Oscura.

En resumen, me ha encantado volver a sumergirme en el mundo de Lyra y volver a sentir esa expectación, ese nerviosismo por saber cómo continuará el libro o cómo saldrán sus personajes de la situación en la que se encuentran metidos.

¿Alguien más lo ha leído? ¿Sí? Pues dejadme un comentario con vuestra opinión. ¿No? Haceos con él en cuanto podáis, ¡no os arrepentiréis!

Spread the love
  • 20
    Compartidos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *