Series

Bridgerton

La serie de moda en los últimos tiempos, o semanas, más bien. Nunca había dado tanto que hablar una serie basada en la época de Regencia.

Si bien el concepto inicial no es demasiado innovador, su trama (sí, me refiero a Regé-Jean Page) es lo que la ha llevado al estrellato y que la está haciendo una de las series más vistas en Netflix, levantando auténticas pasiones. Y no es para menos.

El duque de Hastings

Pero centrémonos en la serie: fue creada por Chris Van Dusen con Shonda Rhimes como productora ejecutiva, quienes coincidieron en Anatomía de Grey o su spin-off Sin cita previa.

La historia se basa en el Londres del Período de Regencia (1811-1820), más concretamente en la numerosa familia Bridgerton: ha llegado el momento de que la hija mayor, Daphne, sea presentada en sociedad. La mismísima reina declará a la joven como “la joya de la temporada”, lo que dará algún que otro quebradero de cabeza a medida que avance la serie.

Aunque a primera vista pudiera parecer un crossover entre Orgullo y prejuicio y Gossip Girl, no tiene mucho que ver con la primera, salvo que ambas se enmarcarían, aproximadamente, en la misma época. Después de ver la serie creo que la comparativa más acertada sería una combinación entre Marie Antoinette (la película dirigida por Sofia Coppola) y, sí, Gossip Girl, aunque con una tendencia un poco más sexual (si cabe). Ciertamente, en la serie los cotilleos, noticias de sociedad, bailes y quién hace qué y con quién, están a la orden del día, es, de hecho, el único entretenimiento de estos personajes de alta sociedad. ¿Y por qué Marie Antoinette y no Orgullo y Prejuicio? Creo que se acerca más a la primera opción ya que ambas son recreaciones ficticias de un tiempo pasado, el parecido con la realidad es casi pura coincidencia. Incluso el uso de la música recuerda al filme de Coppola, ya que recrea música actual al estilo de un cuarteto de cuerda, lo cual, he de confesar, es bastante acertado para el ambiente general de la serie.

El duque de Hastings y Daphne Bridgerton, imagen que ya se ha convertido en un meme. ¡Quién lo iba a decir de una serie basada en un período histórico!

No es, claramente, una serie histórica (ni mucho menos), pero tiene su parte entretenida. Como en todo, a veces la trama se hace un poco monótona y repetitiva, y hay personajes menospreciados a los que creo que se les debería de haber dado un poco más de protagonismo (o, al menos, no relegarlos al olvido inmediato). No es la mejor serie que he visto, pero tampoco he visto muchas series últimamente, así que la competencia no es precisamente abrumadora.

Leyendo sobre la serie descubrí que está basada en una saga de libros escritos por Julia Quinn, y esta primera temporada corresponde al primer libro: “El duque y yo” (The Duke and I). Sinceramente, no he leído el libro, y dudo que alguna vez lo haga, pero en general la serie de televisión es entretenida, no es difícil de seguir y para algún que otro día de aburrimiento no es mal plan.

¿Es, entonces, una serie recomendable? Si quieres ver algo con acento british, entretenido pero sin demasiadas pretensiones, tienes especial interés en ver a Regé-Jean Page sin camiseta varias veces en un mismo capítulo, y no tienes nada mejor que hacer, entonces, sí, lo es. Para bien o para mal, la segunda temporada comenzará a rodarse esta primavera, no estoy muy segura de si la veré o no; probablemente sí, a no ser que aparezca algo más interesante.

Spread the love
  • 12
    Compartidos

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *