Café Society

cafe-society

Me encontré con esta película por casualidad; es posible que en un rincón oscuro de mi mente estuviera el recuerdo de haber leído sobre ella, pero aún no he podido encontrarlo. El caso es que iba andando por la calle al salir del trabajo cuando vi el cartel en una marquesina de autobús. Sin saber que era de Woody Allen (cuyas películas me gustan mucho, por cierto) ya me llamó la atención (bravo por quien lo diseñó), sin ver primero el trailer ni saber el argumento decidí que sería mi plan del sábado.

Finalmente fui a verla a los cines Renoir, ya que la mayoría de las veces prefiero las películas en versión original. La cinta dura tan sólo 96 minutos pero, como casi todas las películas de Allen, tiene bastantes elementos que la alimentan.

De nuevo Woody Allen se sumerge en el pasado para narrar la historia, concretamente a los años 30 y la dualidad entre el furor de Hollywood con sus grandes fiestas y estrellas de cine, y la Nueva York de los clubs y el alcohol mezclado con jazz. Aunque la historia recae principalmente en el bueno de Bobby Dorfman (Jesse Eisenberg), en realidad la narración va entremezclando personajes (de mejor o peor manera) para hacer avanzar la trama, según palabras del propio Allen es una película cuyo protagonista es realmente el total de los personajes que presenta en escena, desde el más secundario y sin nombre, hasta el propio Bobby. Bobby… quien verá cómo su vida cambia pasando de Vonnie y ser invisible a Verónica y ser una celebridad en los negocios.

cafe-society-2

En general, la historia está bien construida, aunque hay situaciones, e incluso personajes, que resultan muy manidos, un recurso de risa fácil en el momento más previsible. Si bien es cierto que aunque mantiene el nivel general de Allen (descartando aquel horror de “A Roma con amor”), no la veo a la altura de otras de sus películas, creo que le falta algo que haga encajar todos los engranajes a la perfección.

Como no podía ser menos, lo mejor de todo es la música, presente casi en cada escena y que hace a veces de motor de arranque de escenas importantes, siendo un personaje más. He de confesar que me encanta el jazz, por lo que su elección de banda sonora me tenía ganada ya de antemano.

Finalmente, y aunque la película me ha gustado bastante, no puedo decir que me encante; me ha dejado un poco destemplada.

1 comentario en “Café Society

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *