Cine

Little Women (“Mujercitas”)

Puedo afirmar sin temor a equivocarme que he visto todas las versiones (y veces) que se han cruzado en mi camino las versiones del clásico de Louisa May Alcott. Y aunque confieso que nunca he leído el libro (lo sé, ¡sacrilegio!), la historia me gusta mucho, quizá es el momento de conocer a las jóvenes March del papel, y antes de Navidad.

Esta repentina “prisa” por leer la historia de Meg, Jo, Beth y Amy viene motivada por el trailer de la nueva versión cinematográfica de su historia, de la mano de Greta Gerwig y contando con Meryl Streep (Tía March), Saoirse Ronan (Jo), Laura Dern (Marmee March) o Emma Watson (Meg), entre otros, y cuyo trailer encontrarás al final de este post.

Será la séptima adaptación en pantalla grande, si bien ha habido otras versiones como la mini serie de la BBC en 2018 o la serie de animación japonesa Ai no Wakakusa Monogatari (愛の若草物語), que emitió Antena 3 cuando yo iba al colegio. Fue, sin duda, la primera versión que vi de esta historia, y Jo ya se convirtió en mi personaje favorito (nunca comprendí por qué Amy estaba tan obsesionada con la forma de su nariz… y con aquella pinza de la ropa que usaba para dormir y corregirla)

Años más tarde dio la casualidad de ver la versión de 1994 con Winona Ryder, Christian Bale como el soñador Laurie y Susan Sarandon (Marmee March), y la historia volvió a conquistarme. De casualidad tropecé con una versión un poquito más antigua: de 1949, con una Elizabeth Taylor que nunca me pareció coherente en el papel de Amy, aunque desde luego la escena en la que Jo (June Allyson) se presenta ante la familia con el dinero para el viaje de la señora March tras haber vendido su pelo, es sin duda de mis favoritas.

Muy probablemente Louisa May Alcott, la autora de la obra, no esperase gran cosa de su libro, principalmente porque se trató de un encargo “para chicas” y ni ella ni su editor estuvieron muy convencidos de la calidad de la obra. Fue gracias a la sobrina del editor y a su interés en las primeras páginas lo que animó a la continuación del proyecto. No se equivocaban: apenas unas semanas después de su lanzamiento, en 1868) se vendieron 2.000 copias, siendo un éxito arrollador. La historia, para quien aun a estas alturas no la conozca, narra la historia de las hermanas March: Meg, Jo, Beth y Amy, de sus sueños, sus deseos y la relación entre ellas y su vecino Theodore “Laurie” Laurence, un díscolo joven que encuentra en las cuatro hermanas la amistad que no sabía que andaba buscando. Ni que decir tiene que mi personaje favorito ha sido desde siempre Jo, la más rebelde de todas, la escritora y la que se niega a creer que no hay nada más para ella que el matrimonio y la vida familiar. Louisa May la creó basándose en sí misma, de la misma manera que toda la historia tiene tintes autobiográficos, elementos que sacó de su niñez con sus hermanas.

Mi recomendación hacia ti es que veas las diferentes versiones cinematográficas, pero la obligación hacia mí es sin duda buscar el libro y comenzar a leerlo, quizá la versión de Penguin Classics Puffin in Bloom, con ilustraciones de Anna Bond, me convenza por fin y haga olvidar las mil versiones que he visto ya.

Por cierto, el trailer de la nueva versión:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *